Decimocuarta entrega: El francés David Casarín dejó huella en los ruedos  

Autor: torodigital
En esta entrega no retrocedemos a ningún año ni tampoco a ninguna localidad, esta en concreto va dedicada a un gran recortador que ya no está entre nosotros. El francés David Casarín nos dejó en octubre de 2011 con apenas 39 años en la localidad de Mont-de-Marsan, en un grave accidente laboral que se llevó por delante la vida de un joven lleno de proyectos. Nacido en 1972 y licenciado en Bellas Artes, sus principales aficiones eran la pintura, la lectura y también la arquitectura. Era el mejor saltador de toros de todos los tiempos, siendo capaz de atarse una cinta en las rodillas y saltar hasta cinco veces seguidas a un toro como hizo en la plaza de Las Ventas de Madrid.
Fue el primer recortador de Francia en incorporarse en el panorama nacional, ganándose siempre el respeto de todos actuando en la plaza de toros que fuera. A los 13 años empezó a hacer concursos con vacas, y con toros empezó años más tarde, concretamente con 17 años. En 1998 hizo su primer paseíllo en nuestro país. Tras más de 17 años participando en concursos de recortadores como los de la Feria de Fallas o San Fermín o incluso en la Monumental de México, acumulaba numerosos trofeos a su espalda por su gran labor. A pesar de ser un experto en los quiebros vasco-landeses, Casarín controlaba todo tipo de suertes delante del animal, habiendo recortado más de 600 toros durante toda su trayectoria, realizando más de 400 quiebros y 200 saltos. Pero como cualquier persona que se pone delante de un toro y se juega la vida, David también sufrió en sus propias carnes muchas cogidas, destacando tres cornadas muy fuertes que le llegaron a los pulmones, a la femoral y a la carótida en diferentes escenarios y épocas de su carrera. Asimismo, el vecino de Francia se apuntaba todo lo que había hecho durante los concursos, por ejemplo escribía cómo fue el toro o qué tipo de actuación había hecho, para poder publicar un libro una vez se retirase del mundo del toro. El francés David Casarín siempre estará presente en los ruedos.