Almassora abre con nota la primera tarde taurina de las fiestas patronales

Autor: Patricia Rodriguez
Los cambios siempre dan miedo. Sin embargo, Almassora tentó a las novedades y a la suerte en la primera jornada taurina en honor a Santa Quitèria, con tres toros cerriles en cartel y un calor sofocante que no evitó que se colgara el no hay billetes en la vila.
A las 18.00 horas, puntualidad inglesa, una carcasa avisó de que la puerta del cajón iba a abrirse, no sin antes pedir permiso a la autoridad. La Picaora acogía la salida del primero de la tarde y la feria, histórica al ser en este enclave y no en la Plaza Mayor.
El Rollet, La Fuga, La Travessa, L’Emboscà, L’Artiste, La Katrava, La Tregua, Juventud Taurina, La Divisa y La Xascà, patrocinadores del Cayetano Muñoz, alteraron también el lugar del cajón que miraba al cadafal consistorial.
Timorato se sumó a la innovación y no realizó la salida prevista dentro de la imprevisión que conlleva el comportamiento de un animal. El ejemplar, bien armado, buscó salida hacia la derecha, dejando a Julián Marín en puerta. Siguió hasta barrotes y remató en los palos causando momentos de peligro. Tuvo movilidad, destacando a Patricio con la chaqueta y a Rafa Lorite a la rodada antes de encerrarlo.
Precisamente Rafa, con camiseta de la Juventud Taurina, recibió al segundo, patrocinado por la ACT Aficionades Taurines, que se mantuvieron fieles a la puerta pequeña. El de Albarreal, que sustituía al de El Tajo anunciado, se resistió a salir y, en la arena, hizo una salida en la que le faltaron ganas. Eso evitó una tragedia en corrales. Rebequito asó la mayor parte de su actuación en La Picaora, en la que se mostró noble a los cites arrancando de largo.
En jornada de novedades, no faltó lo clásico. Y en Almassora, si hay un clásico que no pasa de moda es César Palacios, que recibió con maestría al de Sancho Dávila. Toro y torero se fundieron en una sucesión de rodadas en la Plaza Mayor que acabaron con una ovación. El de El Corb, Clafidors, Tots Tancats, l’Embolic y la Tabarra, estuvo en San Joaquín para desembocar en La Picaora.