Las vaquillas dan un susto en la jornada de martes en Almassora

Autor: torodigital
https://plus.google.com/photos/114440520016545509066/albums/6015590409011214273
TEXTO: PATRICIA RODRÍGUEZ
En esta fiesta no hay trampa. Tan solo algún cartón que, de vez en cuando, simula una tela a falta de trastos. A veces nos olvidamos que los toros cogen, que matan incluso. Y llega una tarde que la verdad se mete en el espectáculo para recordarlo. No importa que éste se dé en una plaza o en una calle. No veo la diferencia en origen, mucha en la liturgia. Sí, por contra, la similitud: en ambos emplazamientos una persona o varias ponen su vida a merced del toro. Verdad.
Cuando al toro se le pierde el miedo la cosa empieza a ponerse fea. Almassora se lo fue perdiendo ayer a "Nómada". El de la ganadería Martín Lorca desembarcó en Almassora convencido de que aquel tan solo era un lugar de paso más. De suplir la ausencia en cartel del anunciado Casa Domecq que debía abrir plaza en el ecuador de la feria taurina de Santa Quiteria. Y carretera.

Para sorpresa de todos, el ejemplar, patrocinado por las peñas El Barrilet, Penjats, Gavell, Retiro, Discordia y La Turba, encontró su sitio en los terrenos de La Picaora y ya no hubo manera de moverlo de allí, desatendiendo cualquier tipo de llamada de los aficionados. Y fue ahí dónde él, con su actuación, consiguió aminorar ese 'respeto' inherente a la raza. Tan solo consintió pasear su mansedumbre por la calle Colón y recorrer la calle San Joaquín para volver a la plaza Mayor, de donde había salido más de media hora antes con Richard dándole la bienvenida.

Por suerte, esa sensación de tener gatos arañando los adentros vuelve a asomar al levantar la puerta del cajón. De ahí asomó también el segundo de la tarde, el único Valdefresno del encierro que restaba por lidiar. Se pusieron en los medios de la plaza de La Picaora José Antonio “El Bicho” y Miguel para recibir al alimón al astado aportado por las peñas Les Dos, El Ciret, Flota-Fil, La Pau, Bugs-Bunny, Pensat y Fet y Els Amics. La exhibición de “Langosta”, marcado con el número 101, continuó por la calle Mayor, donde el novillero local “Varea” lo probó con la chaqueta, recibiendo los aplausos de los vecinos que seguían la tarde desde los balcones, al igual que hicieron otros rodadores a lo largo del vial asfaltado y tras su llegada a la arena.

El susto, el aviso quizá, llegó con la primera vaquilla en la calle de las dos que se soltaron. El animal alcanzó a un hombre en la plaza de la iglesia, tras hacerle hilo en la calle La Llum y arrollarlo. Fue trasladado en camilla en aparente estado de inconsciencia hasta la enfermería, donde fue atendido por las asistencias sanitarias por el fuerte impacto. Un aviso que, sin embargo, tuvo consecuencias mayores en la plaza de Las Ventas de Madrid, que ayer también daba toros con motivo de la feria de San Isidro. Pagó con sangre la terna el peaje de querer ser toreros. De ponerse ante un toro, como también se hace en las calles. Verdad.

#FuerzaMora #FuerzaNazaré #FuerzaFortes

https://plus.google.com/photos/114440520016545509066/albums/6015590409011214273